SOCIETAT CORAL

"LA UNIÓ"

 

Era a principios de 1987 cuando, de una forma casual, dos amigos empezamos la pequeña gran historia de la banda.
El nacimiento no fue muy difícil, gracias a la SOCIEDAD CORAL "LA UNIÓN" que nos dimos todas las facilidades posibles y también a toda una serie de amigos músicos que quisieron participar en este proyecto.
Durante los primeros meses de vida, la banda se dividía en dos partes. Una, la de los jóvenes que ya tocaban un instrumento y que iban estudiando un repertorio para salir a la calle, y el otro que estaba compuesta por jóvenes que querían aprender a tocar un instrumento.
Estos últimos se convirtieron como el grupo más importante a lo largo de nuestra trayectoria, ya que podíamos ir formando musicalmente a jóvenes y contribuir a su formación como personas.
Desde el principio nos tomamos muy en serio nuestra tarea e hicimos diferentes actuaciones, hasta que en 1988, año que representa un punto de inflexión en nuestra historia, participamos en el concurso de bandas del Polígono Gornal donde obtuvimos el 1er. Premio. Esto fue un revulsivo para trabajar mucho más.
Gracias a la S. C. LA UNIÓ se compraron saxos, clarinetes, trombones, trompetas y un helicón, asimismo contrataron profesores de música para enseñar a los jóvenes a tocar los instrumentos que habían adquirido.
La evolución fue positiva, actuamos prácticamente en todas las fiestas de nuestra ciudad: Corpus, Reyes, Carnaval, Jordiada, etc., Así como fiestas de ciudades vecinas e incluso en Francia.
En 1993 se fundó la orquesta Bahía-Unión para dar salida a las inquietudes musicales de los que querían más. Ese mismo año empezamos los problemas con el local, ya que se vendió el de La Sociedad Coral "La Unión" para construir otro que nunca llegó, hasta ahora. Finalmente encontramos la casa parroquial de Santa María donde podemos continuar con nuestro trabajo, pero con dificultad de espacio y presupuesto. Como consecuencia de esta situación tan precaria no se pudo continuar con la ayuda de los profesores y se pararon las clases.
En 1998 se convirtió en otro punto de inflexión hacia arriba, cambiamos el nombre a la banda por el de CHARANGA SARAU, para dar mas diversión a todo. También nos inscribirse como entidad con el nombre de SOCIEDAD MUSICAL LA UNIÓ, siempre unidos a nuestra entidad madre, la SOCIEDAD CORAL "LA UNIÓN" por un invisible cordón umbilical. Y, lo más importante de todo, se empezaron a incorporar niños, estudiantes todos de las escuelas de música de Cornellà. Jóvenes que querían poner en práctica y practicar los conocimientos que habían aprendido de su instrumento.
Estas incorporaciones también dieron paso a que sus padres quisieran trabajar con nosotros, algunos tocando un instrumento, otros trabajando en la organización de nuestra entidad. A partir de este momento volvimos a contratar profesores para dar clases de saxo, clarinete, flauta travesera, trompeta, trombón y percusión. Todo ello gratuito, con la única condición de tocar con la Charanga.
Este año podemos decir que somos 100 personas en torno a la Charanga, unos tocando un instrumento, otros ayudando a que nuestra sociedad funcione cada vez mejor. Formamos, tal y como nosotros decimos, una gran familia musical.
Actualmente, y con la ilusión de tener a corto plazo un local propio donde poder desarrollar en mejores condiciones el trabajo que ahora hacemos y los proyectos de futuro que tenemos, y aparte de los ensayos con la Charanga y clases con los profesores, hacemos una salida de colonias musicales donde, aparte de ensayar (un poco), reforzamos nuestra unión, organizamos un desfile de carnaval infantil, participamos con un disfraz original en el desfile de carnaval de Cornellà, colaboramos en la organización de la Jordiada, también realizaremos el Festival de Jóvenes Músicos de Cornellà que, durante las fiestas del Corpus, muestra lo que los músicos más jóvenes de nuestra ciudad, saben hacer.
Esta pequeña gran historia, que fue iniciada por jóvenes de nuestra ciudad, continúa con parte de esos jóvenes, pero también con sus hijos que empiezan a ser músicos y con todo el resto de jóvenes músicos y sus padres que han subido a este barco que quiere llegar hasta ...
Para finalizar me gustaría decir que para nosotros no sólo tiene importancia tener un grupo musical más o menos importante, sino también el tener una formación humana que nos pueda hacer a todos, tanto a jóvenes como a adultos, mejores.
Emilio Gómez Pérez